América Latina

inicio   /   América Latina

COSTA RICA: ¿Dónde está la izquierda?

Juan García Calero                    Rebelión               27/11/2008

Se hace insoportable a más de uno que con la crisis económica, el paro que oscila entre el 12% y el 14%, mas de dos millones engrosan esas las filas y que nada mas que ha hecho empezar y con visos nada halagüeños. La desfachatez del gobierno Zapatero de rescatar sin ningún pudor a ese poder omnipotente como son: la banca y esa clase empresarial que desde hace tiempo solo piensa en reducir costos a base del empleo basura y despidos masivos, ¿Qué han hecho con los beneficios acumulados? Es de justicia que el gobierno les socorra por medio de llenar sus arcas a costa de los contribuyentes y trabajadores/as a estos poderosos-podridos, y se olvide del trabajador, sumiéndolo mas y mas en una pobreza que ya se ha hecho crónica, esos trabajadores/as, que son los únicos que levantan la economía gracias a su fuerza de trabajo, esa amplia mayoría, por el cual este cruel sistema sobrevive. Me lleno de ira y de impotencia ver como esta clase
decadente sin escrúpulos ha llevado a cabo una especulación sin limites, tanto la banca como los empresarios, pone de relieve la estructura de este sistema capitalista que hace agua por todos sitios.

Pretender en la cumbre del G-20 de Washington que sea cuestión de fe, me parece una falacia, esos jefes de gobierno como he dicho antes representa al poder financiero mundial sin tratar el fondo de la cuestión que el Capitalismo, estos personajes que no representan a los pueblos pasando de puntillas sobre el verdadero problema que es al actual sistema, con sus contradicciones y sus ciclos bajos y que se han dado a lo largo de los siglos y que ya se hace imposible poder maquillar y pensar en otro Capitalismo nuevo, sino que hacen falta profundas modificaciones al orden socio-económico vigente. No es un problema de que la crisis pasa ahora de lo financiero a lo productivo y por lo tanto resolviendo algunas regulaciones todo se normaliza, sino de cambiar también el modelo de producción. En definitiva, producción y circulación en conjunto. Por tanto lo que esta en crisis es el Sistema Capitalista. Para eso se debería haber constituido una propuesta o plataforma alternativa al capitalismo, volver refundir o resucitar el mismo sistema capitalista es "demasiado" es una barbarie contra la pobreza, la clase trabajadora y los mas desprotegidos de este país y del mundo. Pues este sistema está caducado y herido de muerte, y lo que imperdonable es que el jefe del gobierno español con sus ultimas declaraciones se ha convertido en unos de los personajes pertenecientes a la nueva ola neo-liberal de este mundo, es un insulto a la inteligencia de sus aborregados votantes que en calidad de secretario general del partido socialista, debería haber propuesto un cambio total en este actual y errático sistema con una distribución mas equitativas de las riquezas de este mundo en fin políticas progresistas, (Por algo se empieza).

Las consecuencias son impredecibles, algunas de ellas puede ser aumento del paro y delincuencia, desnutrición y guerras. Con todo lo que se nos viene encima, reflexiono y me pregunto ¿Dónde está la izquierda? Que ni tuge ni muge, no hallo respuestas, han desaparecido en la nebulosa y esos partidos denominados marxistas, ¿Qué pretende? ¿es que su sectarismo los inmoviliza? Pretendiendo desorganizar a las bases del proletariado y pretendiendo organizarlas desde la visión de su absoluta realidad donde nos encontramos, intentando abortar cualquier intento de movilización de los trabajadores. Dejando que este actual sistema se reconstruya de nuevo a costa del sudor de los obreros/as, los partidos llamados marxistas y el bajo nivel de militancia, que tendrían que analizar con lupa y su apego a revivir héroes pasados, que ningunos de ellos esta en la posesión absoluta de la verdad, lo que es indudable que Marx. puede se una guía para el
presente, también el exceso de su pragmatismo y su burocracia interna los ahoga, de todas formas sigo pensando que se han acomodados al sistema de tal manera que algunos se sienten cómodos lo cual demuestra que algunas minorías pierden un valioso tiempo en revivir dioses lejanos en el tiempo y que en mi a través de textos sobre los movimientos revolucionarios en distintas épocas y lugares, no rechazando nada y siempre buscando si no acertada si aproximada una opinión de la cual me nutro de todo tipo que por suerte he tenido acceso, poniendo a veces en riesgo mi propia vida.
Estos partidos se nutren de gente joven incapaz de reaccionar con lucidez y la fuerza de la razón, tienen tal empanada mental debido a su adoctrinamiento, inmovilizándolos con una única idea, las demás no sirven, su formula es la de siempre se tacha de reaccionario o fascista a cualquier pensamiento libertario y punto, estos partidos no se abren a la sociedad ni a los movimientos alternativos progresista, tienen tanto afán de protagonismo, que ello mismos se encuentran aislados

Todos estos personajes históricos tienen fecha de caducidad y no todo fue color de rosa, ningún personaje como he dicho antes está en posesión de la verdad absoluta, pero la mejor forma de crear un saber y una lucidez de conciencia es aglutinando lo mejor de todo el movimiento obrero a través de su historia no encasillándose en el mismo modelo siempre para no dejarse manipular por personajes ideológicamente incorrectos.
Los acontecimientos mundiales, las pequeñas guerras imperialistas y la crisis económica, donde el poder adquisitivo de los salarios se han reducidos bastante en mas dos décadas todo eso junto a la represión y despidos salvajes a los obreros, nos debería hacer recapacitar a mas de uno. Creo que con todo esto que ya es demasiado, la clase trabajadora al margen de los partidos políticos que si se quieren sumar bienvenidos sean, tenemos que potenciar la solidaridad y la lucha revolucionaria en cada centro de trabajo, asociaciones progresistas y en las mayores concentraciones que tenga lugar, sabemos que el enemigo es fuerte pero para sobrevivir le hace falta de nuestro apoyo y sin nuestro apoyo se comerían una mierda, la mayor potencia mundial es la unidad de la clase trabajadora .

¿Por qué tenemos que salvar eso? ¿Por qué tiene que preocuparnos la crisis? ¿Por qué nos conviene encontrarle una solución? Las viejas metáforas del liberalismo se han revelado todas mendaces: la "mano invisible" que armonizaría los intereses privados y los colectivos cuenta monedas en una cámara blindada, el "goteo" que irrigaría las capas más bajas del subsuelo apenas si es capaz de llenar el cuenco de una mano, el "ascensor" que bajaría cada vez más deprisa a rescatar gente de la planta baja se ha quedado con las puertas abiertas en el piso más alto. Las soluciones que proponen, y aplicarán, los gobernantes del planeta prolongan, en cualquier caso, la lógica inmanente del beneficio ampliado como condición de supervivencia estructural: privatización de fondos públicos, prolongación de la jornada laboral, despido libre, disminución del gasto social, desgravación fiscal a los empresarios. Es decir, si las cosas no van bien es porque no van peor. Es decir, si no son rentables 950 millones de hambrientos, habrá que doblar la cifra. El capitalismo consiste en eso: antes de la crisis condena a la pobreza a 4.700 millones de seres humanos; en tiempos de crisis, para salir de ella, sólo puede aumentar las tasas de ganancia aumentando el número de sus víctimas. Si se trata de salvar el capitalismo -con su enorme capacidad para producir riqueza privada con recursos públicos- debemos aceptar los sacrificios humanos, primero en otros países lejos de nosotros, después quizás también en los barrios vecinos, después incluso en la casa de enfrente, confiando en que nuestra cuenta bancaria, nuestro puesto de trabajo, nuestra televisión y nuestro ¡Yo!, desgraciados sin-ninguna-esperanza.