América Latina

inicio   /   América Latina

BOLIVIA: LA IGLESIA DE JESÚS Y LA IGLESIA DEL DIABLO
 

Flavio Dalostto                                     28/11/2008
 

El agente del Papanazi, en Bolivia
El presidente de los obispos de la iglesia católica en Bolivia, Julio Terrazas Sandoval es el representante de la iglesia de los terratenientes y de los esclavistas. Este señor es un agente del papanazi Benedicto 16, aquel de la sonrisa macabra, el papa que en su más tierna juventud formó parte de las milicias hitlerianas (claro que es perdonable, ¿Quién no ha hecho cosas en su juventud de las cuales se arrepiente?). El problema es que, en su vejez, el papanazi sigue dando que hablar, insultando a Mahoma, diciéndoles a los indios de Brasil que estén muy contentos con la conquista que los civilizó, e imponiendo la misa ¡en Latín! A este señor intolerante, a este papa anti-católico (¿Sabían que "católico" significa "universal?); obedece el Señor Terrazas Sandoval. El obispo que ha digitado los destinos de la iglesia católica boliviana desde 1971. Amigo de los nefastos ex-presidentes Banzer Suarez y Sánchez de Losada; hoy se muestra como un seguidor del neo-nazi Comité Pro-Santa Cruz que lo condecoró hace dos años. El 4 de mayo pasado, haciendo gala de su antibolivianidad, particípó del referéndum ilegal por el estatuto autonómico-separatista de Santa Cruz, alentando a sus fieles a la subversión. Ilegalidad que fue derrotada por un 50% de cruceños que dijeron NO o se abstuvieron de votar. Este mismo personaje es el que defiende a los terratenientes cruceños como Branko Marinkovich, afirmando, junto a ellos, que en Bolivia no existe ni la esclavitud ni la servidumbre. Claro que se entienden el papanazi y el obispo de los cruceñistas. Su trabajo es tratar de desestabilizar el proceso de Cambio en Democracia liderado por el presidente Morales y su co-presidente Linera. Es, lisa y llanamente un agente del Vaticano, esa multinacional religiosa a la que se permite, graciosamente, desde Roma, influir sobre el destino de los bolivianos.


La iglesia de Jesús y la iglesia del Diablo

Hay que empezar a separar la paja del trigo. Este señor Terrazas Sandoval será todo lo obispo que quiera, pero sigue los dictados de una potencia multinacional extranjera, la Iglesia Católica de Roma. La descolonización de Bolivia, implica también una descolonización en el plano de la Religión. La realidad es que Bolivia es sincrética, con fuerte raíz indígena, fusionada con el cristianismo. Los espíritus bolivianos no necesitan la directriz de Roma, las directivas de una iglesia jerárquica extranjera que sostuvo en un principio que los indios no tenían alma y repartió alegremente el Mundo entre España y Portugal, como si fuera una torta. El señor Terrazas Sandoval es un agente del extranjero, que rinde cuenta de sus actos a un monarca extranjero, y deberia caberle algún tipo de sanción por "Traición a la Patria". Ya es tiempo que Bolivia edifique su propia religiosidad ecuménica institucional, y que ésta goce de la protección del estado. Debería formarse un Consejo Ecuménico de Iglesias y Cultos, donde todas las religiones que deseen trabajar para Bolivia y no para el Vaticano o para Washington o para Londres, estén representadas. Ese Consejo debe incluir, a una Iglesia Católica Boliviana Independiente, que congregue a laicos, monjas, sacerdotes y obispos de Jesús (y son muchísimos) que trabajan social y espiritualmente, junto a los más pobres, por el Cambio de Bolivia hacia mayor Justicia y Bienestar. La otra, la iglesia que trabaja para los terratenientes y los dictadores, es la iglesia del Diablo.
http://la-opinion-argentina.blogspot.com/