América Latina

inicio   /   América Latina

¿Quiénes mataron a los sindicalistas de Aragua?

Como un adelanto de sus intenciones, métodos y objetivos, la derecha menos tolerante que actúa entre Venezuela y Colombia, acude a la acción directa.
Modesto Emilio Guerrero en Aporrea             28/11/2008

Como un adelanto de sus intenciones, métodos y objetivos, la derecha menos tolerante que actúa entre Venezuela y Colombia, la que no se quiere marearse con el jueguito de "la negociación democrática", la que no tolera más, ni a Chávez ni al movimiento social que lo sostiene, acude a la acción directa. Comenzó a mostrarse de nuevo. Esta vez con el asesinato de tres dirigentes sindicales clasista de Aragua.

Richard Gallardo, Luis Hernández y Carlos Requena, jefes regionales de la Unión Nacional de Trabajadores UNT, en el Estado Aragua y de la organización política Unidad Socialista de Izquierda (USI), fueron acribillados al mediodía del jueves cuando volvían de la fábrica ALPINA, adonde fueron a cumplir sus deberes sindicales (Ver www.aporrea.org/regionales/n124761.html).

Alpina es una fábrica de capitales colombianos instalados en Venezuela en los últimos 10 años. Producen y distribuyen leches, compuestos, postres, quesos y derivados. Explotan trabajadores en Colombia, donde está la matriz fundada en 1945, con sedes en Ecuador, Centroamérica y el sur de EEUU. En Venezuela la planta de Villa de Cura, a pocos kilómetros de Maracay, capital de Aragua, fue ocupada por sus 400 trabajadores porque la empresa se niega a pagar las utilidades de Ley.

El hecho es grave en si mismo, pues se trata del asesinato de tres dirigentes sindicales, que además de comprometido con los derechos sociales de los trabajadores, representan al tipo de sindicalista que no le ponían precio a sus gestiones sindicales. Desde hoy son mártires del movimiento obrero venezolano y de todos los oprimidos venezolanos que participan de la revolución bolivariana.

Ellos saben lo que quieren

Este asesinato debe ser visto como parte de una misma reacción de la derecha venezolana, o instalada en Venezuela. Se expresa de diversas maneras. Aunque no está demostrado aún que el asesinato lo cometieron paramilitares, es una de las hipótesis, por las siguientes razones. A) Alpina ha financiado antes a grupos paramilitares para proteger de la guerrilla su planta de Colombia. B) Los dueños de Alpina tienen latga experiencia en acciones de este tipo porque han acudido a ella en su relaciòn con los obreros colombianos desde 1945. C) Gallardo y sus compañeros ya habían sido agredidos, junto a los trabajadores un día antes, en una acción de la policía de Aragua dirigida por las bandas del anti bolivariano Didalco Bolívar. En esa agresión policial estuvieron presentes agentes civiles, presuntamente ordenados por la empresa o pagados por ella. D) Aragua es uno de los bastiones del chavismo y del movimiento obrero clasista del país donde los patronos han perdido terreno social y político. E) Es conocido que los paramilitares traídos de Colombia pasan por el Zulia y Táchira y se insertan en centros neurálgicos políticos como Aragua, Carabobo, Caracas, Mérida y Miranda. Desde hace cuatro años se sabe que paramilitares colombianos funcionan en Maracay, capital de Aragua, por ser un corredor geográfico privilegiado entre el centro y occidente del país, además por la existencia de movimientos chapistas radicalizados. Han sido visualizados en localidades aragüeñas de la Colonia Tovar, Choroní, barrios del sur, y camuflados entre el comercio informal de Maracay.

En esa ciudad ya fueron asesinados otros dos dirigentes sindicales del mismo sindicato de los que muertos ayer. Gallardo y sus dos camaradas pertenecía a un sector radical, muy crítico, del chavismo aragüeño. Entre errores y aciertos, ellos representaban el principal obstáculo a la dominación patronal de la región, eran enemigos jurados del gobierno de Didalco Bolívar, el gobernador desalojado por el chavista Rafael Issea este domingo 23.

Una de las hipótesis probables es que hayan sido víctimas de una acción que combinó paramilitares y miembros de las fuerzas policiales del gobierno saliente.

La respuesta debe ser contundente

La reacción enemiga se manifestó en pleno proceso electoral en los medios capitalistas, que ocultaban o deformaban los resultados comiciales; también en las agresiones físicas sufridas por militantes chavistas en Mérida, Zulia y Guárico y la retención de material electoral en más de una decena de localidades. En los días siguientes, tras los resultados que los dieron ganadores en 48 municipios (de 326) y en cinco gobernaciones (de 24) y en la Alcaldía de Caracas, comenzaron a mostrar el rostro de la clase que representan.

Quien mejor retrató esa conducta fue Carriles Radonsky, nuevo gobernador de Miranda, cuando dijo "somos como el agua y el aceite". En esa frase de guerra retrató la naturaleza agresiva ya mostrada en 2002 por personajes como este y Antonio Ledesma en Caracas. Es el ánimo con el que llegan a sus nuevos puestos, allí donde gobernantes chavistas les abrieron flancos que ellos aprovecharon con votos.

Las agresiones de militantes de Primero Justicia contra los CDI de Los Dos Caminos y los médicos cubanos de la Misión Ribas, entre una veintena de actos de corte fascistoide a que están dispuestos, si los dejamos.

La respuesta debe ser tan contundente como la acción de ellos. De lo contrario, avanzarán paso a paso sobre nuestra inseguridad y debilidad.

El presidente Hugo Chávez lo expresó correctamente este jueves: El gobierno "no dejará sola a la población venezolana que está siendo acosada y agredida en misiones educativas, centros de salud y demás instalaciones por parte de miembros de la oposición, en particular en aquellos estados y municipios donde el chavismo fue derrotado. No voy a permitir que el pueblo sea atropellado". A la lista de l presidente hay que agregar los asesinatos de estos tres dirigentes obreros honestos del movimiento obrero de Aragua.

"Que reclamen sus espacios --conminó el presidente-- el gobierno nacional no los dejará solos. Pido por favor que mantengan los nervios templados, no cedan al desespero". Esta consigna debe ser transformada en jornada de lucha en los sindicatos y barrios de Aragua para defender la vida de sus luchadores y la moral de su movimiento.
 


Al fascismo no se le discute, se le combate.