América Latina

inicio   /   América Latina

[garcia_linera.jpg]BOLIVIA: LA MENTIRA Y LA VERDAD SOBRE LA CONFERENCIA DE GARCÍA LINERA EN SANTA CRUZ


Martín Suso desde Bolivia                     14/12/2008

¡Libertad de prensa! ¡Libertad de prensa!

Copio a continuación un fragmento de la nota que escribe Aideé Rojas en la edición digital del periódico cruceño El Deber, con fecha 12 de diciembre:
"El vicepresidente de la República, Álvaro García Linera, estuvo ayer en Santa Cruz, donde recibió una de cal y otra de arena. Por un lado, los vecinos de comunidades de Cotoca le agradecieron por las obras que ejecutó el Gobierno, y por otro lado, en la Universidad Domingo Savio fue abucheado por activistas autonómicos. El incidente que se produjo en la universidad privada fue minutos después de que el 'Vice' arribara a esas instalaciones, donde tenía previsto participar de una conferencia sobre el proyecto de Constitución y el sistema universitario, que está contemplado en el texto constitucional. Ese evento quedó suspendido.Tras el ingreso de la autoridad gubernamental, los activistas, que tomaron el pasillo que está al interior de esa casa de estudios superiores, empezaron a gritar eslóganes como 'contrabandista, asesino, que se vaya, libertad y democracia'; además de 'Quintana, ministro de la corrupción'. A consecuencia del incidente, García Linera quedó 'encerrado' en el salón auditorio por más de dos horas. La Policía acudió en su ayuda para evitar que el hecho pasara a mayores."

(Lo que realmente pasó) LA VERDAD
"El evento quedó suspendido...el presidente quedó encerrado por más de dos horas" Truculento ¿no? Pero el caso es que el vicepresidente no suspendió nada, ofreció con brillantez y altura su conferencia, fue aplaudido, y de paso brindó una lección de dignidad, respeto y agudeza de pensamiento a un público conformado fundamentalmente por estudiantes.
Como la inefable mediocracia local no alcanza a digerir las demostraciones de inteligencia, recurre a la mentira más burda: evento suspendido / presidente encerrado. Eso queda escrito, y lo repetirán miles de personas por el simple hecho de que fue publicado en el periódico. De paso, y este es en realidad el objetivo de la nota de marras, se exalta y promueve una estrategia ya ensayada desde septiembre con diversas variantes, centrada en control violento y delincuencial de territorios simbólicos (universidades, plaza principal, casco céntrico, catedral, paseos emblemáticos, aeropuertos). Fugada, lagrimeante, arrepentida, encarcelada o desconcertada la plana mayor golpista, es muy evidente que se está recurriendo al enaltecimiento de personajes relativamente jóvenes, más audaces (o mejor financiados...).
En alguna oportunidad alguien deberá hacer una investigación científica sobre el proceso de construcción mediática de la realidad, tan usual en Santa Cruz, que roza con frecuencia lo patológico. Ciertos medios no sólo niegan lo evidente, sino que lo reinventan a su aire. Cualquier crítica a esa falta de ética periodística será tratada como "atropello a la libertad de prensa", una coraza argumental bien instrumentada por el empresariado mediático, que la utiliza impúdicamente para engañar, difamar, confundir y mentir de manera sistemática. Hoy cuentan con el renovado visto bueno de la SIP, las promesas de un envío de tropas y recursos financieros y, como nota grotesca, el aval de la Conferencia Episcopal de Bolivia, representante de una de las instituciones líderes en el atropello a la libertad de expresión y célebre por las censuras que impone.
Pero estamos en el reino del revés. Los que gritaban en contra del vicepresidente echaban mano a consignas que los definen a ellos mismos y que consigno aquí: pichicatero-asesino-terrorista, en una pirueta mental que atribuye al otro las características propias con un desparpajo extraordinario. Quizá estén convencidos. Han experimentado miles de horas de bombardeo mediático en las que prima la banalidad, lo superficial, el tratamiento irresponsable e insolidario de la realidad, la exaltación de la mediocridad, la adoración a vacas y toros sagrados que se destacan únicamente por la apariencia externa.
Concluida la conferencia, y cuando el vicepresidente se retiraba, alguien le preguntó por los gritones. Respondió "Faltan ideas".
Martín Suso